DIENTES, ¿QUÉ PASA SI ME FALTAN ALGUNOS?